QUIENES SOMOS
EBOOKS DE TITULOS ELEGIDOS
CATALOGO
CONCURSO
SERVICIOS
PROMOCIÓN NEOS
SEGUIMIENTO DE LA EDICION
TALLERES GRATUITOS
Inscribirme
GALERÍA
INFORMACIONES ÚTILES
LIBRERÍAS
CONSULTAS Y COTIZACIONES
Catálogo de Ediciones Ruinas Circulares

Las huellas del frío Las huellas del frío
Cuento

Alberto Chaile

$ 200.00 / u$s 13.00  

ComprarComprar en Formato Papel

Editorial Ruinas Circulares
96 páginas
978-987-3613-54-8


Compartir en Facebook

 

Prólogo Dejemos hablar al viento Por Luis Gruss


Las huellas del frío son también las que dejan algunos personajes del bello y desafiante recorrido que propone Alberto Chaile en este libro de relatos calmos y profundos. Algunos protagonistas de los cuentos que aquí se leen son hombres cansados y solitarios que sin embargo pueden aún dar batalla y dejar hablar al viento siempre activo en estas páginas también cargadas de nieve y misterio. Bastaría pensar en Eleuterio, uno de sus fantasmas soñados por el autor, para entender su identificación con el quijotesco proyecto de hacerse cargo del deber que se le presenta por delante.
De igual modo el protagonista de Huellas, otro de los relatos del libro, trata de no perder el calor acumulado en la noche mientras su perra desliza un ligero aullido de alerta. Las amenazas se ciernen sobre hombres acostumbrados a enfrentarlas aún con las últimas fuerzas. En otros momentos del libro el yo-narrador vuelve a las fuentes del joven acomodador de cine que observa en silencio tanto la locura como la música del mundo. El amor y la guerra, el absurdo de sociedades sumidas en el dolor y el desconcierto, la tenue esperanza que aun así prevalece. Son los temas, si puede decirse, a los que Alberto Chaile se consagra en este libro.
Si es cierto que la escritura es más pobre pero más clara que la vida (la idea es de Kafka) y si también es verdad que un escritor debe decir lo que debe dejando de lado todo intento de predicación (el contenido, dicen los clásicos, sucede por arrastre o añadidura), Chaile y su libro son una muestra de que el milagro es posible. Inútil buscar aquí enseñanzas de vida porque si acaso existen no obedecen a ese objetivo. El autor, fiel a un estilo intenso y austero, se limita a mostrar situaciones de la historia más o menos reciente de un país. Y lo hace sin recurrir a arquetipos y sin querer demostrar nada. En un cuento ocurre por ejemplo una larga conversación entre un peón de campo y su patrón. Mientras toman largos mates en un viaje intercambian ideas y experiencias no siempre coincidentes. Ahí aparecen de pronto los fusilamientos de la Patagonia trágica y rebelde. Pero los hechos se mencionan como parte de una historia más amplia que nos interpela a todos. De igual modo asoma sin anestesia la guerra de Malvinas, desde el heroísmo secreto pero cierto hasta la traición más ominosa que en su momento se disfrazó de patriotismo e hidalguía.
Lo oscuro, o lo que ilumina, puede aparecer en cualquier momento. Alberto Chaile se limita a presentar situaciones singulares y ejerce, a la manera de los grandes, una suerte de borramiento del narrador. Quien está a cargo de enhebrar y contar las historias se mueve apenas en puntas de pie como si no quisiera interferir en el necesario encuentro entre lo narrado y su lector. El autor se limita a cuidar la prosa, a organizar los materiales que la vida ha dispersado en su memoria, a servirlos de la mejor manera posible.
En Quijote, en Señales, en todos los cuentos de este libro se observa el cuidado que pone el autor a la hora de narrar sin apuro, con astucia y dando a la vez una lección de humildad. Pasa también en Volar, otro de los grandes momentos del conjunto, un relato de casi iniciación, aunque en rigor se trata de recuerdos fragmentarios, donde un grupo de diez o quince chicos se propone llegar al océano y a la playa de rocas con la idea de encontrar tesoros dejados al descubierto por la bajamar. La travesía es más que eso y no sólo se encuentran sombreritos o esqueletos de peces en el lugar. También surgen ahí los atavismos de la Fe, los cánticos de época, las dudas, la desconfianza, el miedo, también la vejez. Sobre el final el protagonista no renuncia a sus fueros y sueña a través de una suerte de lúcido monólogo interior. No sé cómo explicar lo que sentí -se dice a sí mismo-. Pero no creo equivocarme si digo que desde ese momento empecé a volar. Y a pesar de los intentos que ha hecho la vida por encerrarme, siempre pude encontrar el espacio, el tiempo y la suficiente voluntad para volver a carretear y emprender un nuevo vuelo, como el del cóndor, hacia un cielo cada vez más alto. Ahora, cuando mis piernas ya no me acompañan tanto, cuando presiento que las circunstancias empiezan a acorralarme, respiro pausadamente, camino un poco por el patio de la casa de mi hijo y dejo que la que vuele sea, esta vez, mi imaginación.
Chaile adopta el camino elegido por su personaje y prefiere burlar el encierro, carretear con el lenguaje, llegar alto sobre la base de saber que sin imaginación no hay literatura. Las huellas del frío es un libro donde se demuestra que sin quitar los pies de la tierra también es posible para el narrador alzar vuelo, como los cóndores, y ponerse a dar vueltas y más vueltas con la idea de generar un universo propio. El escritor se convierte en el arquitecto reconocible de un paisaje que sólo le pertenece a él.
Tanto en los ya mencionados como en los demás relatos -Dudas, Gorila, Salir y Quedarse entre ellos- Chaile ejerce un bien macerado oficio que va construyendo la trama no tanto a partir de planes estrictos sino apenas desde intuiciones, sueños, imágenes y también convicciones que redondean una visión del mundo. Si algo se desprende de la lectura es la mirada atenta y enriquecedora de un autor que en todo momento desliza caminos posibles de dignidad, compromiso y redención.

 

Alberto  Chaile

Alberto Chaile, nació en Cañadón Seco, un campamento petrolero ubicado en el noreste santacruceño, un 12 de enero de 1963. Creció y vivió en Caleta Olivia, sobre las márgenes del Golfo San Jorge. Está radicado hace más de quince años en El Calafate.

Hizo cursos de escritura a través del portal web delaspalabras.com y actualmente cursa la carrera de narrativa en la Casa de letras.

Sus trabajos fueron premiados por la Editorial de los Cuatro Vientos, Ediciones El Escriba y por el Instituto Cultural Latinoamericano de Junín.

Tiene publicado, junto a Nuno Mancilla, "Pequeñas historias en el inmenso sur" un libro de cuentos de reciente edición, y la novela breve "Laberinto".

 

 

La Boutique del Libro

Ahora podés conseguir los libros de Edidiones Ruinas Circulares en Boulevard Shopping local 223 Adrogué

Total con retiro en editorial: $ / u$s

Envíos (hasta 1 kg máximo) $ u$s
Retiro en Editorial 0.00 0.00
Países limítrofes de Argentina 200.00 12.50
Resto de Sudamérica 220.00 13.75
Resto de América 220.00 13.75
Europa 240.00 15.00
Resto del Mundo 240.00 15.00
Envío Nacional 180.00 11.25
Envio Prov Bs. As 150.00 9.38

Total con envío en: $  / u$s

Formas de pago

Pagar con Western Union
Envío de dinero en efectivo en forma segura,
desde Argentina, o cualquier parte del mundo


Beneficiario: Patricia Bence
Tipo y número de documento:
CI 5.835.970

Dirección:
Aguirre 741-7B
Código postal 1414
Ciudad de Buenos Aires.
Argentina

También se puede pagar con depósito en cuenta

CAJA DE AHORRO CITIBANK
sucursal VILLA CRESPO
a nombre de Patricia Bence
CUIT: 27-01817984-4
CBU - 0167777-1 0005797685048-1